DOCENTE CLORINDENSE REFLEXIONA ACERCA DE ENSEÑAR A LAS PERSONAS PRIVADAS DE LA LIBERTAD.

El Maestro Especial de Electricidad, Felipe Armando González, con antigüedad en el cargo de 10 años de experiencia. Enseñando el curso: Instalador Electricista Domiciliario en el anexo, Unidad Penitencia Provincial N°4 de varones perteneciente al N.E.P y F.P N° 24 “Gral. Martin Miguel de Güemes” de la ciudad de Clorinda.

El docente tiene una visión humanitaria de los estudiantes con una cultural carcelaria y que solo con la educación cambia los destinos en forma positiva. En donde la empatía, esa capacidad de percibir, compartir y comprender en lo emocionalal otro para que el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes se logre su objetivo.

Tomando las palabras de Lewkowicz, “el estudiante preso, si bien está preso, no es preso sino estudiante”.

La atención del grupo clasede las particularidades emocionales y comunicativas de los estudiantes que son resultado de las historias personales y de reclusión.

Estos obstáculos de los educando son complejas propias del contexto de encierro.

Esa ruptura con el mundo exterior y la privación de la libertad, drástica disminución y sustitución de estímulos sensoriales. El preso se integra a un mundo pequeño con pabellones, barrotes y muros. La mutilación del yo que se presenta con una sucesión que le hace perder su identidad. Comienza un proceso de despersonalización, que lo lleva a ser un “número” dentro de un colectivo masificado.

Me acerco a los estudiantes a quien considero personas capaces de recuperar el deseo de aprender, capaz de construir sus propios conocimientos.

Frente a destinos signados como permanentesde jóvenes y adultos que suelen estar estigmatizados en donde el aula-taller, es el espacio de libertad y el docente  con la capacidad de transformar de a poco las mentalidades arraigadas en un pasado marginal. Frente al deterioro físico y mental que produce el encierro. Lo que se busca con estos espacios educativos así puedan resignificar esta experiencia educativa para empezar a construir un proyecto de vida, un destino de esperanza.

Se debe considerar que son personas vulnerables, que tienen historias de vida con muchas dificultades, que no lograron tener buenos resultados en la institución educativa, que son discriminadospor la sociedad. Es importante reconocer la historia laboral de las personas, ya que  supone la recuperación de su trayectoria socio-laboral sus y también sus frustraciones, fracasos y experiencias del mundo laboral.

Allí es donde se juega la formación profesional en las competencias e idoneidad desarrolladas por los estudiantes para trabajar en el competitivo mundo laboral.

El docente dialoga cotidiano con los estudiantes acerca de la globalización y que se puede lograr a través de la capacitación de formación profesional, un trabajo digno.Se hace lo corresponde desde la institución escolar, que es enseñar, dar contenidos y desarrollar capacidades; de esta manera formar a la persona en forma integral.

La situación de enseñar en contextos de encierro y el compromiso de que el  pasado quede atrás y dirigirse a un futuro esperanzador. Suena utópico e ideal, pero si no tengo utopía, no podría ser docente en este contexto”, remarca González.

Estoy convencido de que la educación es un instrumento que logra transformaciones profundas en las personas y así obtener nuevas oportunidades. La educación siempre apunta al nuevo proyecto de vida, en ser ciudadanos responsables y comprometidos con la sociedad; porque educar es abrir caminos de esperanza.