De manera experimental se utilizó el control biométrico en algunas escuelas.

De manera opcional el elector luego de emitir su voto era invitado a validar su identidad con un equipo electrónico que le tomaba datos de su huella dactilar en algunas escuelas de nuestra ciudad. Primero el elector se identificaba con el presidente de mesa con su documento, le entregaban el sobre para ingresar al cuarto oscuro, elegía su boleta y luego de dejar su voto en la urna era invitado a validar su identidad de manera voluntaria.

El procedimiento consistió en que luego de presionar levemente aparece en la pantalla del equipo, la foto del elector, los datos, DNI, etc. De esta forma quedaba validado electrónicamente que la persona que votó es el mismo que figuraba en el padrón papel que se utilizaba para constatar la identidad de las personas que votaron en la jornada de ayer.

A pesar de la directiva a los fiscales de mesa de ofrecer el control biométrico a los votantes, lamentablemente debemos decir que esto no se daba de manera frecuente ni en todas las mesas que tenían este dispositivo, en varios casos que la propia gente nos comentaba veían el aparato biométrico pero no les ofrecían hacer ese paso, algunos por curiosidad consultaban y allí recién les ofrecían el poder utilizarlo.